Jenny es la mejor empleada y se merece el premio gordo

El jefe ha decidido premiar a la mejor empleada de la oficina. Jenny es una rubia muy educada y puntual y por eso es que hay que darle lo que se merece. Al tenerla dentro de la oficina cierra la puerta con llave para poder follársela sin que nadie los venga a molestar. Esta mujer es preciosa y nunca imaginó que sentiría tanto placer con este hombre que la lanza en el sofá para hacerle las cosas más sabrosas.