Bedeli Buttland en cuatro patas para recibir su trofeo de carne

En casa de uno de sus admiradores se da cuenta lo rico que le gusta sentirse acompañada. Además de tener en cuenta que no tenia buenas intenciones, decide coquetear para poder satisfacer sus ganas acumuladas. Luego de estar asolas se imagina la escena, que podrían vivir juntos satisfaciendo sus necesidades. Inclusive terminan perdiendo el control hasta besarse, lo cual llevaría a quitarse la ropa para después hacer locuras.

Sin embargo, en pleno apogeo este la hace gemir para estimular sus ganas pervertidas, haciendo que se viniera. Por lo que conseguirá darle una ultima descarga hasta quedar satisfechos !No te lo puedes perder!